Diciembre 19, 2017
  Publicado por

El economista y periodista especializado en innovación Sebastián Campanario, cerró el 2017 con la última plenaria de Interact. Una charla que se propuso como foco problematizar el futuro en términos de innovación.

“Los medios hablan mucho de tecnología, pero de aplicaciones y generalidades, no hablan por ejemplo de las novedades en Física Cuántica o Biología. Hay mucho cambio trascendental que sucede en esos ámbitos que no se ve. Los medios no lo muestran“.

Luego destacó lo revolucionario del hecho que la Inteligencia Artificial se convierta en algo corriente en la vida. “Es un cambio cultural enorme. A la vez, las  divergencias culturales hacen que la transición hacia la IA no sea tan sencilla”.

También enfatizó las consecuencias de una sociedad atravesada por una lógica tecnológica que acelera y altera la forma de vida. “Nuestra capacidad de adaptarnos a la tecnología tiene velocidades muy distintas que generan una sensación de cansancio existencial. La tensión entre lo que demanda el contexto actual y la propia vida es muy grande”.

Respecto de la opción de combinar tecnologías exponenciales, subrayó la posibilidad de generar escenarios “totalmente nuevos y disruptivos”. “En lo que queda del siglo tendremos 80 nuevos inventos con impacto trascendental”, remarcó. Entre ellos, sin duda, tiene un protagonismo central blockchain como tecnología estrella de a actualidad con un sinfín de aplicaciones aún no exploradas.

En ese marco, el entretenimiento juega un rol crucial. “Es la industria que menos resistencia genera a la innovación, por lo tanto un punto de lanza interesante para la disrupción”.

En terreno de innovación y disrupción, describió la necesidad de ser flexibles, explorar y correr riesgos“Hay empresas que compran el circo de la innovación pero no hay una transformación real de su cultura. Por ejemplo, lo que sabemos de IA no es nada comparado a lo que sabremos en los años que vienen, es un momento interesante para correr riesgos. Los escenarios son tan diversos que es poco efectivo estar totalmente seguros de algo a no ser que tengamos que aplicarlo puntualmente. La curiosidad compulsiva y la búsqueda de unir puntos es propia de esta época”.

Además de repasar “mitos que no se hacen realidad” (como el fin del empleo a manos de robots o la sentencia de muerte para los puntos de venta) comentó la importancia de elegir proyectos “donde aprendamos todo el tiempo y con gente lo más diversa posible”.

Por último, subrayó que la innovación en los vínculos es mucho menos posible de predecir que los tecnológicos y cerró con un interrogante: “Esos cambios sociales también son exponenciales. ¿Qué pasa cuando los cruzamos con los tecnológicos?”.