Agosto 30, 2016
  Publicado por

Aunque bajo nuevos formatos, modalidades y canales, el rol del blog sobrevive con el objetivo de generar un vínculo con las audiencias a través del relato. Imágenes y complementos visuales son los partners ideales

amdam

Fernando Amdan, de Amplifica

Fernando Amdan, co fundador y director de Amplifica, plantea en primer término si tiene sentido seguir hablando de blogging. “Si nos enfocamos en las personas, con las premisas de experiencia de usuario y customer journeys, creo que nadie sabe si lo que está leyendo está en un blog, en un sitio, una red social u otra plataforma. O no le importa. En todo caso el blogging tiene que ver más con la intención del autor o productores: una propuesta de asiduidad, de generar un vínculo con audiencias, definir una voz (en general, informal) y un estilo propios”. Desde sus inicios los blogs eran reconocidos por determinadas características. “En todo caso hoy podemos hablar de la preeminencia del contenido en sus distintas variantes: en términos de content marketing, propuesta experiencial, curaduría, etc” resume.

Desde Amplifica señalan que además, el desarrollo de contenido toma especial importancia para las marcas, organizaciones y personas en un contexto de abundancia de información y burbujas de filtros: “Cómo hago que el contenido se haga un lugar desde la pertinencia y la relevancia y que llegue a los que tienen que llegar, en un entorno donde Google y las redes sociales ponen las reglas”

Dario Laufer, director de Be Influencers analiza la cuestión desde el lado de las industrias: “Si tomamos en cuenta que un blog de amplia lectura tiene unos 30.000 ingresos mensuales, muy poco comparado con redes sociales como Instagram, Facebook o incluso Snapchat, ¿por qué siguen siendo relevantes? Los blogs de viajes son el soporte en el cual los bloggers organizan la experiencia del viaje con sus audiencias. Allí centran su relato, usan Instagram como soporte y dejan el registro para que las marcas que los apoyan puedan contabilizar el clipping”. Algo similar sucede en la industria de la moda. “Si bien es un sector en el cual la información que prevalece es la gráfica y ahora el video (Instagram, Boomerang, Snapchat y YouTube), el blog sigue siendo relevante para las marcas porque pueden contabilizar clipping de manera similar a lo que hacen con los medios tradicionales (diarios, revistas, etc)”.

dafer2

Darío Laufer, de Be Influencers

Si la mirada se pone en las empresas que mantienen blogs corporativos, la perspectiva cambia: “Ese blog reemplaza a las gacetillas de prensa tradicionales y muchas veces se convierte en la palabra oficial de la empresa, que lo usa como reservorio de información y fuente de datos para prensa y redes sociales. Las compañías que producen tecnología de consumo poseen blogs donde dan a conocer sus novedades de producto, y son consultados por sus usuarios, que buscan información de valor sobre las aplicaciones o dispositivos que utilizan” completan desde Be Influencers.

Variables como la extensión, formatos o modelos de moderación, pueden variar en función de las estrategias y objetivos planteados. “No es lo mismo si se trata de un canal personal, que una acción de content marketing o una estrategia 360º. Las herramientas disponibles son distintas y, de nuevo, más allá de que se llame blogging; o de otra forma, lo importante es entender qué “traje” queda mejor para lograr mis propósitos. Puede ser con Blogspot, un WordPress estándar o un sitio propio; puede ser con un perfil en Medium, Tumblr, las notas en Facebook o en Pulse (LinkedIn). Puede ser incluso en otro tipo de canales, que no prevean tanto desarrollo de texto (Twitter, Snapchat, Instagram)” indica Amdan.

“Para que un blog funcione, necesita entregar buena y completa información para las audiencias bajo formatos efectivos y simples de consumir como las infografías, animaciones, videos e incluso GIFs” explica Laufer.

En el mismo sentido, Amdan explica que todo elemento visual tienen un peso específico muy importante: “Las piezas gráficas, galerías de fotos, videos cortos, infografías y todo tipo de recursos para enriquecer esos contenidos (mapas embebidos, playlist de Spotify, trivias, etc.) contribuyen a que la propuesta en cuestión tenga valor, que a las personas les interese, les sirva o entretenga”.

Los comentarios, son el otro terreno sobre el que hay que tener cuidado: “Hay blogs personales y corporativos cerrados a comentarios. Hay otros que prefieren abrirse a su audiencia y tomar feedback de ello” señala Laufer. Muchos temen el poder de los trolls, que ensucian la comunicación genuina con chicanas y discusiones eternas en los comentarios. “Sobre eso no hay una política específica: el dueño de casa impone las reglas que le parecen, y las comunica. Está en cada uno imponer sus reglas y reducir los posibles conflictos”completa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+