Julio 17, 2017
  Publicado por

Tomás Marzinelli, agente comercial del Ministerio de Modernización del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se dio cita en la plenaria de Interact de julio para explicar a los socios los beneficios de instalarse en el Distrito Tecnológico, ubicado en la zona sur de la ciudad.

Marzinelli comenzó explicando que de manera similar a lo que ocurre en otros proyectos urbanos de otras ciudades del mundo, el Distrito Tecnológico porteño es un centro de promoción y desarrollo de tecnología, innovación y conocimiento que alberga empresas de tecnologías de la información y comunicación (TICs), software y profesionales de alto valor agregado.

“Es un predio de 328 hectáreas delimitadas estratégicamente en la zona sur de la ciudad (Parque Patricios) y que se extienden hasta los barrios de Boedo y Nueva Pompeya. Ya hay 272 empresas instaladas allí”, describió.

La creación del distrito tuvo lugar a partir de la sanción en 2008 de la Ley 2972, que establecía entre sus objetivos fomentar a la industria TIC pero también un polo de promoción y desarrollo del conocimiento que conviva con la identidad cultural de la zona. “El distrito apunta a impulsar el desarrollo económico, pero también la inclusión social y la revitalización urbana. Asimismo, otro objetivo es configurar nuevos nodos de integración y colaboración”, puntualizó Marzinelli.

Desde el Gobierno de la Ciudad señalaron que existen ciertas actividades promovidas por el Distrito como –entre otras- Software y Servicios Informáticos, Producción de Hardware, Tercerización de Procesos de Negocios (BPO), Robótica y domótica, Servicio de impresión en 3D y Aceleradoras, incubadoras y proveedoras de empresas tecnológicas nacientes.

La ley, prevé beneficios impositivos para las empresas que allí se instalen. “Se les brinda beneficios e incentivos financieros. El plazo de vigencia de los beneficios se extiende hasta el año 2029 o 2034 para Pymes y empresas de capital nacional”, resaltó a los socios.

Entre los principales beneficios, se encuentran la exención o diferimiento en el pago del Impuesto a los Ingresos brutos, la exención o diferimiento del impuesto de sellos y la Exención sobre Contribuciones de Alumbrado, Barrido y Limpieza, Territorial y de Pavimentos y Aceras (ABL).

Asimismo, Marzinelli remarcó que las exenciones establecidas en la ley tienen que ser contemplados según cada caso en particular y subrayó que por ejemplo en el caso de la exención el pago del Impuesto a los Sellos, tendrá lugar siempre y cuando en los primeros dos años la empresa esté en funcionamiento dentro del distrito. Asimismo, rescató la importancia de mantener el número de empleados como condición necesaria para gozar de los beneficios.

Para finalizar explicó a los socios que desde el Ministerio de Modernización ofrecen colaborar con contactos de desarrolladores e inmobiliarias en caso que las agencias estén evaluando la compra o el alquiler de oficinas en la zona, también brindan asesoramiento en cuanto a documentos y trámites necesarios para la radicación en el distrito. “Es importante rescatar que se está haciendo un importante trabajo para asegurar las mejores condiciones para las personas que allí viven y trabajan, desde lo gastronómico hasta aspectos relacionados con la seguridad y el transporte”, concluyó.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+